Memorias Energéticas en el Feng Shui

Cuando hablamos de memorias en Feng Shui estamos hablando de bandas de energía; el espacio y el tiempo que habitamos es memoria, el universo también se estructura en pautas de memoria que forman parte de su dinamismo.

Como red humana formamos un campo de memoria, de experiencia vivida por nuestra especie, donde compartimos una biografía común y poseemos también una biografía personal a través de nuestro linaje o clan familiar.

Nosotros accedemos a estas memorias a través de la energía ancestral que recibimos en el momento de la concepción. Esta energía ancestral surge de la fusión de infinitos haces de energía pertenecientes al cosmos, la tierra y la especie.

Lo que sabemos de nosotros de manera consciente es tan sólo una pequeña parte. Existe una información inconsciente a la que no tenemos acceso o no somos capaces de reconocer, y que nos influye a través de patrones de conducta y programas heredados, condicionándonos a la hora de tomar decisiones y limitándonos en muchos ámbitos de nuestra vida, impidiendo conducir nuestra vida libremente.

Una de las estrategias del Feng Shui es reconocer estas memorias y liberar su potencial para la vida.

La energía ancestral en nuestro entorno se encuentra en las rocas antiguas que forman las montañas y el paisaje, en los mares, ríos, océanos….

En una vivienda  se encuentra en la estructura del edificio, en la cimentación, en los materiales naturales con los que se construye la vivienda, en las emanaciones del subsuelo, en los minerales y cuarzos que tengamos en casa.

En las personas se estructura en ocho meridianos, haces de energía que forma el sistema nervioso y óseo, las glándulas endocrinas y sexuales. De esta energía surgen todas las potencialidades de nuestro ser, si tiene bloqueos pierde fluidez y dificulta que podamos desarrollar nuestro potencial creativo.

Cuando hablamos de memorias en el espacio, esencialmente hablamos de nosotros mismos, son un espejo de nuestro interior.

En estos últimos años debido al cambio energético que estamos viviendo (ver artículo anterior “nueva estructura energética en la armonización de los espacios”), estas memorias están tomando más protagonismo y nos invitan a recordar y reconocer aspectos tanto de nuestra biografía personal como colectiva. Este fenómeno no lo podemos eludir cambiando de espacio, nos volveremos a encontrar con ellas, ya que fluyen a través de la red terrestre.

Las memorias nos ayudan a recapitular, podemos abordarlas como parte de un proceso para reconocer vivencias que no están resueltas y aspectos de nosotros mismos que nos bloquean. Las memorias nos pueden aportar información que necesitamos para sanar una parte de nosotros y vivir una vida más plena.

Por eso en nuestros estudios de Feng Shui incorporamos esta visión, detectamos memorias en la vivienda que puedan producir bloqueos en sus habitantes y mediante un diseño energético específico creamos las conexiones necesarias para disolver los bloqueos y obtener la fluidez necesaria para acrecentar nuestra conciencia.

Para más información

Share

Todavía no hay comentarios.

Dejar un comentario