Feng Shui en los lugares que habitamos

Aplicar Feng Shui en los lugares  que habitamos o pasamos largos espacios de tiempo, nos influye a nivel personal.

A través del Feng Shui abrimos los canales energéticos naturales, que llegan al lugar desde las diferentes orientaciones cardinales y que nos nutren al estar relacionados con puntos de acupuntura de nuestro cuerpo, incidiendo en nuestros órganos físicos y en nuestras emociones.

También el Feng Shui a través de las formas, modula los canales energéticos  interiores de nuestra vivienda, favoreciendo la circulación de la energía, armonizando los espacios que habitamos y ayudándonos a incrementar nuestra energía personal.

La visión del Feng Shui de la tierra, va más allá de su aplicación para fomentar la fama, la reputación y riqueza. También nos proporciona la capacidad de generar transformaciones internas, que nos impulsen a evolucionar, aprender a reconectar con nosotros mismos y desarrollar una actitud, una manera de ver la vida, de afrontar las situaciones en el día a día que no implique un desgaste físico y emocional.

El principal objetivo del Feng Shui de la tierras es incrementar nuestra vitalidad, reconectar nuestros espacios cotidianos con la naturaleza y sus ciclos, y reconocer nuestra propia naturaleza energética para comprender su conexión con los entornos que lo rodean.

Para restablecer esta conexión es importante que volvamos a percibir el mundo apoyándonos en el hemisferio derecho, intuitivo, simbólico, integrador, que pongamos atención a nuestro espacio y a nuestro cuerpo. Los antiguos Taoístas buscaban la comprensión directa y sin palabras de la naturaleza y el universo.

Nuestro cuerpo está formado por canales energéticos y podemos conectarnos al mundo a través de ellos. A lo largo del tiempo, hemos ido perdiendo esta conexión con el mundo que nos rodea, con nosotros mismos y con las personas, siendo la razón que nos sintamos incompletos y vivamos en un mundo tan individualizado.

Hoy en día tenemos ese reto, convertir el desequilibrio de hormigón y electromagnetismo en un lugar vitalizante y que nos sirva de herramienta para alcanzar nuestras metas. Si reconoces las pautas energéticas de tu espacio y su vinculación con tu campo energético, puedes establecer enlaces energéticos más específicos, según la necesidad del momento.

El espacio que habitamos es parte de nosotros, podemos restablecer la armonía energética de un lugar a través del movimiento, la calidad, y la cualidad de la energía. El Feng Shui es una disciplina que nos aporta este conocimiento y conexión con la naturaleza y su energía.

Tenemos la oportunidad de conectarnos con nuestro entorno abriéndonos a un abanico de posibilidades.

Si deseas más información sobre como el Feng Shui puede revitalizar tu espacio, contacta conmigo.

Share

Todavía no hay comentarios.

Dejar un comentario