Feng Shui de la Tierra

El Feng Shui de la Tierra participa en la antigua búsqueda taoísta de la espontaneidad y la fluidez, nuestro hábitat natural, más allá de las creencias o de la manera de nombrar las cosas.


En el diseño de la naturaleza están las matrices y las claves para crear armonía en el espacio moderno y la vida misma. Cuando el interés del Feng Shui sobrepasa el bienestar y la influencia pasiva de un lugar saludable y armonizado, y la curiosidad nos lleva a involucrarnos en el universo de la energía, el mundo, la naturaleza y uno mismo, cambian radicalmente la perspectiva.

La clave está en tomar conciencia de hasta qué punto una casa refleja y favorece la expresión de nosotros mismos. 

El Chi (energía) y la forma son la esencia del Feng Shui.

Las formas son todo aquello que podemos experimentar sensiblemente y nos influye, como por ejemplo; las dimensiones de una habitación, el diseño de un mueble, los colores, el sonido, una actitud o una situación. El Chi está influenciado por las formas y puede amplificar la cantidad y la calidad de las formas influyendo en los ambientes, vitalizándolos o desvitalizándolos. Nosotros mismos seamos conscientes o no, influimos en la calidad de la energía con nuestra forma de actuar. También la energía terrestre, las fases de la luna, el movimiento de los planetas y sus ciclos, influyen en la calidad y cantidad de la energía. 


Hoy en día podemos encontrar muchas escuelas de Feng Shui y es posible que nos lleve a una confusión, ya que algunas se contradicen entre sí. Esto es debido a que tienen un enfoque diferente. Lo importante es comprender la esencia del Feng Shui, y entender que mayoritariamente los puntos de vista difundidos en occidente proceden del confucionismo; un modelo filosófico que pretendía desarrollar el bien en el hombre y hacer que el gobierno fuese humano y responsable. Pero al mezclarse con la política se dogmatiza, convirtiéndose en un sistema rígido y burocrático con la finalidad de destacar la unilateralidad y el control. 

feng shui tierraEs un Feng Shui que mira el mundo a través de un orden piramidal y masculino, lleno de prohibiciones, temores y presagios nefastos. Este Feng Shui fue promovido por los mandatarios chinos como ayuda para mantener el poder y orden establecido. Fomentando prejuicios y creencias opresivas entre la gente, basadas en el miedo al entorno y sus nefastas consecuencias en la salud, prosperidad y relaciones. La gente ocupaba su vida en temer lo que les rodeaba y buscar protectores y amuletos, en vez de vivir sus sueños y preguntarse qué es lo que les impedía hacerlos realidad. 

Otra tendencia fue la taoísta, se considera el “Tao Te Ching” de Lao Tse como la obra principal. Es una filosofía más reposada, partidaria de una eliminación de los inconvenientes de la sociedad, inspirada en el diseño de la naturaleza más cercana al cerebro emocional y a la intuición. 

El taoísta es un aprendiz de la naturaleza, busca la comprensión directa y sin palabras del universo, observando y experimentando sus movimientos y su transformación.

El espacio es un reflejo del mundo interior del que lo habita. El Feng Shui de la Tierra nos ayuda a crear nuestra propia conexión con la vida y a adaptar los espacios a nuestras necesidades y búsqueda.

Os dejo un enlace del Tao Te Ching (pdf)

 

Share

Todavía no hay comentarios.

Dejar un comentario