El Vacío en el Feng Shui

Nuestra casa por un lado nos ofrece refugio y privacidad, un lugar donde poderse relajar y ser uno mismo, y por otro nos puede servir como un lugar de expresión personal donde crecer a nivel personal. 

Nuestra casa puede ser un gran aliado para alcanzar nuestro potencial, no sólo porque es un reflejo de nosotros mismos, sino también porque tiene el poder de moldear y dar forma a nuestro futuro. 

El Feng Shui nos ayuda a crear un vínculo consciente entre nuestro entorno y nuestro mundo interior, porque cada aspecto de nuestra vida, está vinculado energéticamente en un espacio vital y los objetos que almacenamos, están vinculados a emociones y bloqueos internos. Por lo que es importante antes de armonizar un espacio crear un vacío.

Este vaciado consiste en desprenderse de todo aquello que no sea útil o práctico, o que no evoque una sensación agradable. Algunos objetos generan emociones conflictivas, otras gratificantes, se trata de revisar los objetos del área que se esté trabajando con la finalidad de liberar la energía estancada o que crea bloqueos. 

La energía de los objetos  que queremos, utilizamos y apreciamos, permite que el espacio fluya a través y alrededor de ellos. Si tienes un claro objetivo en tu vida y te rodeas de cosas que lo represente su energía servirá de apoyo para que la vida fluya hacia él. 

Si nos rodeamos de objetos no utilizados, no deseados, inacabados, la energía se volverá más lenta, pesada y tenderá a estancarse. 

El desorden también nos afecta. y depende del tipo de persona que seamos, de cuánto desorden se tiene, de dónde y cuanto tiempo lo tengamos.

  • Nos puede hacer sentir cansados, aletargados, no encontramos la energía para comenzar a organizar. Al despejarlo, liberamos la energía estancada en ese espacio y vitalizamos el cuerpo.
  • Nos mantiene en el pasado, ya que no hay sitio para que entre lo nuevo en nuestra vida. Nos sentimos atascados con problemas que siguen ahí y no terminan de resolverse. La mirada tiende a ir hacia el pasado en lugar de hacia delante. Despejar el desorden permite comenzar a tratar los problemas y avanzar. Dejar el pasado para crear un mañana mejor. 
  • Vivir rodeado de desorden nos afecta a la hora de tener claridad acerca de lo que estamos haciendo en nuestra vida. 
  • Nos hace tender a postergar las cosas para mañana ya que atasca la energía y dificulta hacer las cosas. También nos distrae de las cosas importantes. 

Para ello es importante la percepción que uno tiene de su casa poniendo atención en los objetos alrededor. 

El primer paso es hacer una lista que incluya lo siguiente:

  •  Objetos que guardamos, pero que no tienen una utilidad concreta o que no estamos usando ni usaremos en los próximos dos años. 
  • Objetos que contienen emociones desgastantes o que traen malos recuerdos. 
  • Objetos que tienen una utilidad funcional, o que nos traen recuerdos y vivencias que nos agradan. 
  • Demasiadas cosas en un espacio reducido.
  • Todo lo que no está terminado. 

Una vez identificados los objetos, para crear el vacío, hay que desprenderse de ellos y es importante desprenderse prácticamente de todo.

Es preferible primero desprenderse de aquello que nos parezca más fácil, como ropa, herramientas, objetos decorativos… se pueden regalar, vender, lo importante es desprenderse de ellos.

En el segundo grupo de objetos de la lista, donde hay una mayor implicación emocional, tiene que haber un proceso de conciencia de lo que significa cada cosa en la que hemos depositado emociones y sentimientos y que aún tienen influencia sobre nosotros, pueden ser cartas, regalos, fotos, etc. (utilizar respiración emocional para resolver emociones conflictivas que puedan surgir con estos objetos).

El tercer grupo está formado por objetos que nos ayudan y facilitan el trabajo y por objetos que nos agradan y vitalizan.  Estos objetos nos ayudan a crear armonía y bien estar, lo que hay que prestar atención es que no haya demasiados objetos ocupando el espacio en las diferentes áreas. 

Desprendiéndonos de estos objetos que no tienen utilidad, o que nos generan emociones desgastantes, conseguimos crear un vacío que nos facilita realizar la armonización de los lugares para la activación energética de los diferentes áreas del Pa Kua de nuestra vivienda u oficina y así poder conectarnos a sus energías. 

Antes de empezar a trabajar un área, se puede  visualizar el símbolo correspondiente al kua del área para  liberar su información en el plano simbólico y energético que necesitamos captar. 

El tiempo dedicado a cada área es proporcional al ciclo elegido para la armonización de la vivienda.

 

 

Share

Todavía no hay comentarios.

Dejar un comentario