Crecimiento Personal y el Feng Shui

En occidente el Feng Shui es mayoritariamente conocido como una disciplina o  técnica de diseño del espacio que ayuda a armonizar los espacios en los que vivimos o trabajamos para adquirir más vitalidad y armonía. Pero el Feng Shui va mucho más allá de una técnica de decoración para vitalizar y equilibrar los espacios; es un sistema de comunicación con el entorno en que vivimos.

El espacio que habitamos es un reflejo de nuestro mundo interior que nos sirve de mapa para identificar bloqueos, ayudarnos a conocernos mejor, desbloquear emociones desvitalizantes, miedos, ideas limitantes y también ayudarnos en el logro de nuestros anhelos y proyectos.

Un espacio debe adaptarse a las necesidades y búsquedas de una persona o de un colectivo, es importante descubrir cuáles son nuestras metas, nuestros anhelos y reflejarlas en nuestro entorno ya que con el  Feng Shui manifestamos la energía a través de los muebles, colores, materiales, plantas, objetos decorativos para conseguir un espacio equilibrado donde la energía fluya. Pero también hay una parte intangible de la energía, la percibimos pero no la podemos ver. Los objetos nos evocan emociones que nos pueden afectar de manera favorable o desfavorablemente, nos pueden evocar tristeza o felicidad, y  la mayoría de veces esto sucede de manera inconsciente.

El Feng Shui nos aporta conocimiento para poder elegir conscientemente el camino que queremos tomar en nuestra vidaPor eso es importante que la persona que decida hacer un estudio de Feng Shui en su casa o lugar de trabajo, sea consciente que a demás de armonizar el espacio, es un trabajo también de crecimiento personal y compromiso con uno mismo.

Una parte esencial en el Feng Shui es el vacío. Para dejar entrar energía nueva en una casa, primero hay que hacerle espacio. Pero también el vacío es un estado del ser en el que no hay apegos y compromisos y donde aprendemos a soltar aquello a lo que nos aferramos. Cuando aplicamos el vacío en nuestra casa, también hacemos un vacío personal, una revisión de las emociones gratificantes o conflictivas que generan algunos de nuestros objetos personales. Muchas veces no somos capaces de tirar o dar todo aquello que no usamos y con el Feng shui podemos descubrir en que área de nuestra vida están reflejados nuestros miedos a perder lo conocido, a soltar.

Aplicando el Pa Kua a nuestro espacio, podemos localizar donde están ubicadas energeticamente las distintas áreas con sus matices, y a partir de ahí hacer una exploración personal.

A través del Feng Shui podemos adaptar los espacios que habitamos a nuestras necesidades y búsquedas. Nos aporta conocimiento sobre nuestros bloqueos y aquello que nos limita, dónde nos encontramos y el conocimiento que necesitamos para seguir nuestro viaje en la vida.

Share

Todavía no hay comentarios.

Dejar un comentario